Bergonzini.com

Borracho

15 Sep '09 - 10:40 | §
Hace tiempo que no escribía con soltura, hoy tengo los dedos que me obligan a escribir estas letras, los tengo inquietos y necesitan expandir su baile sin apenas decir nada. Todo lo que se puede decir concentrado en un conjunto de caracteres sin sentido, con la única razón de explotar lo que hay dentro para tal vez desahogarse y dejar de sentir lo que el día de hoy suspira en tonalidades grises.



Hoy llueve y no solo llueve tras los cristales. Hoy hace frio y no es un frio que pueda cubrir precisamente un buen abrigo. Hoy vuelvo a emborracharme de sentimientos de emociones, de esa bebida que hace tiempo había olvidado había perdido, disfrutando de cada uno de sus sorbos, mirando directamente al fondo para escudriñar lo que realmente está pasando, mientras la nada me devuelve la mirada con palabras vacías, palabras que nunca llegaran a ser lo que yo quiero escuchar. Todo lo que realmente importa queda congelado y en segundo plano, ahora no hay tiempo para pensar en salir del pozo, de nuevo hay que volver a caer en él buscando las ansias para salir, para mejorar, para volver a retomar lo que uno cree que es en la imagen devuelta por el espejo.


Bailan los dedos mientras las palabras cruzan la mente, no se detienen literalmente salen del corazón buscando la salida más próxima, la salida más radical que consiste en no dejar de escribir y sentir lo que no hay que escribir y sentir. Bonita dualidad, no sé si valdrá la pena leer estas letras o publicarlas como estímulo para una autosuperación, pero lo que si se es que la melodía no deja de sonar y los dedos de bailar.


Unas letras un detonante inocente han causado este texto, miles de recuerdos han venido a mi mente, ahora que se aproxima la fecha es como si fuese ayer, repetido durante varios meses, un ayer que es doloroso recordar y que aun así debo esconder en lo profundo de mi ser, bajo la consigna de la coraza inrayable, bajo la protección del muro levantado todo cae con una sencillas palabras y por ellas son que ahora los recuerdos me dominan y me transforman en un día incierto como hoy, que precisamente hoy tiene que ser tranquilo.


No quiero dejarme vencer por las emociones, no quiero volver a pensar en el pasado, en lo que volverá a pasar en un breve futuro, cuando la fecha de nuevo se aproxime y mis ojos se vuelvan a llenar de lágrimas de dolor.


Así que mejor me callo, ato estos dedos traidores que dejan hablar el alma y continúo disimulando lo resplandeciente que es mi orgullosa coraza. ¡No te calles! | TrackBack

Calendario

« Septiembre 2017
D L M X J V S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30